Síguenos en:
EN
Inicie sesión Inicie sesión

Por un campo colombiano más sostenible

Agricultura campo frutas Colombia tecnología

El agua que tomamos, el aire que respiramos, la tierra que cultivamos, los árboles que nos aportan un aire más limpio, los animales que comparten el espacio con nosotros y las flores que adornan nuestro territorio hacen parte de la biodiversidad colombiana.

A partir del estudio de cada uno de  los elementos mencionados anteriormente, nace lo que se conoce como la bioeconomía, la cual es definida por la OECD como un mundo donde la biotecnología contribuye con una parte importante del PIB global y colabora a que este se guíe por los principios de desarrollo sostenible y de sustentabilidad ambiental, involucrando tres elementos fundamentales: la generación de conocimiento biotecnológico, la existencia de biomasa renovable y su integración a través de diversas aplicaciones.

Según la FAO (Organización para la alimentación y la agricultura) se prevé que el 2050 el 90% del crecimiento de la producción mundial de granos se deberá principalmente a una mejora tecnológica continua en los cultivos, aunque difícilmente todos podrán garantizar el autoabastecimiento.  

Por este motivo, hay una alta expectativa y esperanza frente a los desarrollos biotecnológicos para el mejoramiento de la producción primaria en el campo colombiano, debido a los aportes que genera para lograr una mayor precisión en el manejo de lo biológico, al igual que la obtención de una mayor eficiencia genética logrando así mejores resultados y un óptimo aprovechamiento del ambiente natural en el cual se desarrolle la producción agrícola. 

De igual manera, es primordial comprender los desafíos que se vislumbran en un futuro para continuar desarrollando y brindando soluciones oportunas a estos, por medio de la combinación de los conocimientos científicos y tecnológicos. El estudio de estos aspectos específicos ha generado que se retome el tema de la bioeconomía, que entre sus planteamientos establece que es necesario una modificación de los hábitos de consumo de la población. 

Colombia BIO establece que es necesaria una transición hacia una bioeconomía que apunte principalmente un uso óptimo de los recursos biológicos renovables, buscando migrar hacia sistemas primarios de producción y procesamiento que se enfoquen en la generación de  mayor cantidad de alimentos y productos de base biotecnológica con el  objetivo de reducir el impacto ambiental, el uso de insumos y las emisiones de gases efecto invernadero. 

Los desafíos bioeconómicos que pueden tener una solución basándonos en los conocimientos y desarrollos biotecnológicos son: la producción de recursos renovables de origen biológico, el sector de la salud y la producción industrial. De igual manera, es importante tener en cuenta que el desarrollo de la bioeconomía no depende exclusivamente de los avances tecnológicos. 

Te invitamos a conocer más sobre las tecnologías que están marcando tendencia en el sector agropecuario colombiano, asiste al XI Congreso Internacional Agropecuario.
 

http://ricyt.edu.ar/files/Estado%20de%20la%20Ciencia%202013/2_1_Bioeconomia_y_desafios_futuros(1).pdf

Deja tu comentario