Síguenos en:
EN
Inicie sesión Inicie sesión

Sembrar en las ciudades

Agricultura Urbana Innovación Futuro

Sembrar en las ciudades pareciera un imposible de acuerdo a lo que tradicionalmente hemos sabido de la agricultura, que es un sector relegado al campo, a las grandes extensiones de tierra dedicadas a la producción, a una población claramente diferente a la citadina.

Sin embargo, a medida que la población aumenta así como las ciudades van expandiéndose, es importante encontrar soluciones que integren la producción alimentaria con la vida urbana, sin desconocer la importancia de la agricultura tal y como la conocemos.

Con la famosa cifra de la FAO que asegura que en 2050 la población mundial llegará a los 9.100 millones de personas, un 34% más de seres humanos de los que existen hoy, es importante empezar a plantearse alternativas para alimentar a un mundo que hasta el momento no le ha dado el valor que merece la agricultura.

La producción agrícola en el campo tendrá que seguir existiendo, aunque deberá mejorarse a partir de modelos sostenibles e implementación de tecnología. Pero eso no será suficiente para abastecer a la humanidad, por eso hay que considerar alternativas como la Agricultura Urbana, que permite optimizar los espacios urbanos y generar relaciones diferentes entre las personas y los alimentos.

Si todavía no crees que sembrar en las ciudades puede ser una solución para muchos problemas del Agro actual, aquí te damos 3 razones para empezar a considerar una huerta en tu apartamento.

  1. Alimentos frescos y de origen

Se estima que el 54% de la población mundial habita en zonas urbanas (Banco Mundial 2017), lo que implica que más de la mitad de las personas que habitan la tierra tienen pocas o nulas probabilidades de consumir alimentos verdaderamente frescos. Los procesos de distribución y transformación de los alimentos muchas veces incluyen tratamientos químicos para estos, que de una u otra forma afectan la calidad y el sabor.

La Agricultura Urbana, permite que muchos de los alimentos que se consumen en la vida diaria sean producidos en huertas propias. Según estudios realizados en Estados Unidos, es posible que una familia sustente el 34% de su dieta con productos susceptibles de ser sembrados en la ciudad. Darle a conocer a los consumidores el origen de los alimentos es uno de los grandes retos que tiene la agricultura hoy, con la implementación de huertas urbanas, este problema desaparece y la frescura se convierte en un factor determinante para la alimentación de los hogares.

  1. Empleo

Aunque por lo anterior pareciera que la Agricultura Urbana está más enfocada a la producción para consumo propio, llegará el momento en que se hará necesario profesionalizar el sector, y generar cultivos más grandes que requerirán de personal preparado para afrontar los retos esenciales de una huerta en la ciudad. Mientras tanto, se podrán generar nuevas empresas e industrias dedicadas a generar productos especializados para Agricultura Urbana, esto creará nuevos puestos de trabajo, y una cultura única frente a la alimentación y el Agro.

  1. Medio Ambiente

Hay muchas ventajas que podrían rescatarse de los procesos de Agricultura Urbana, pero el tema medio ambiental es tal vez uno de los más importantes. La ONU (Organización de Naciones Unidas) estableció en 2016 que una de las preocupaciones principales para la humanidad en los próximos años debe ser el medio ambiente.

Creando huertas y cultivos en medio de las ciudades puede disminuirse considerablemente la cantidad de material particulado que llega a la atmosfera, gracias a los pequeños oasis que terminarán por absorber gran parte del dióxido de carbono que se produce en la vida urbana. Esto también permitirá que en los campos se dediquen a la producción de alimentos más específicos, que no tienen cabida en los modelos de Agricultura Urbana, así se disminuirán los procesos de distribución de los productos más básicos, que constituyen una porción importante del total de emisiones que genera el Agro.

Otra gran ventaja es que los cultivos a pequeña escala tienen menos probabilidades de sufrir de parásitos o enfermedades, y en todo caso es más fácil tratarlos sin el uso de químicos.

¿Quieres saber cómo empezar a producir con modelos sostenibles?

Deja tu comentario