Síguenos en:
EN
Inicie sesión Inicie sesión

5 prácticas para cultivar de manera sostenbile

Sostenibilidad Agricultura Cultivos

La Agricultura Sostenible busca centrarse no solo en la viabilidad económica de los cultivos, sino también en el impacto que estos generan en el medio ambiente y el aprovechamiento de los recursos no renovables.  

Sin embargo, las prácticas de cultivos que se adaptan a los modelos sostenibles, no solo tienen un gran impacto para el cuidado del planeta, sino que también ayudan en la producción de alimentos más sanos y naturales.

Si quieres iniciar tu camino hacia la Agricultura Sostenible, te compartimos 5 recomendaciones de siembra para empezar a optimizar tus recursos, producir mejores alimentos y cuidar el medio ambiente.

 

  1. Conoce y rota tus cultivos

Tener conocimiento de qué tipo de nutrientes necesitan tus cultivos es una práctica que puede ayudarte a optimizar la forma en la que siembras mediante la rotación de distintas plantas que tengan diferentes necesidades nutritivas y que ayuden a balancear los suelos de manera natural. La rotación de cultivos es una técnica sencilla y que puede ahorrarte la utilización de complementos artificiales.

 

  1. Identifica tus plagas y usa la naturaleza

El balance natural es una gran alternativa para generar estrategias integradas de control de plagas y disminuir el uso de productos químicos. Una las formas más efectivas para deshacerse de un problema de plagas de manera sostenible es atraer a sus depredadores y dejar que la naturaleza se encargue de eliminar insectos u otro tipo de animales dañinos para tus cultivos.

  1. Aprovecha el agua

El recurso hídrico es sin duda uno de los más importantes para la agricultura, así como para el mundo. Utilizar técnicas de riego como las de goteo o aspersión ayudan a que se pueda optimizar el uso del agua. Así mismo es importante crear sistemas de recolección de aguas lluvia o residuales para sacar el máximo provecho de lo que la naturaleza ofrece.

 

  1. Utiliza energías alternativas

Aunque la implementación de sistemas de producción de energía alternativa pueda parecer costoso al principio, tiene grandes beneficios en el mediano y largo plazo. La generación y utilización de energía solar, hidroeléctrica o incluso eólica depende en gran medida de los recursos naturales que se tienen a la mano de acuerdo a la ubicación de los cultivos y constituyen una inversión en innovación que con el tiempo rentabilizará cada vez más.

Así mismo se recomienda la utilización biocombustibles que en muchas ocasiones pueden generarse incluso utilizando los mismos recursos que se producen en los cultivos.

  1. Incentiva lo local

El proceso agrícola también incluye el almacenamiento y distribución de los productos. Vender en la zona en la que se produce puede ayudarte no solo ahorrar en gastos de transporte y empaquetamiento, sino también disminuir las emisiones de gases por parte de los vehículos y generar menos residuos como plásticos o papeles.

Además entendiendo que el factor social también hace parte de la sostenibilidad, es fundamental ayudar e involucrar a las comunidades cercanas a los cultivos para ofrecerles beneficios y así generar mejores condiciones de vida.

 

Deja tu comentario