Síguenos en:
EN

Hacía un Agro digital

979

Hacía un Agro digital


El campo ha sido uno de los sectores económicos que ha estado más alejado de la tecnología, esto es paradójico ya que en la cadena de valor agropecuaria intervienen una infinidad de variables que son muy complejas de controlar, si no existe tecnología. Si le sumamos a esto la atomización de nuestros productores y la poca oferta de servicios educativos, asistencia técnica, financiamiento y la precaria infraestructura, encontramos que los productores se encuentran con altas dificultades para ser productivos. 
Sin embargo, el contexto actual que hemos vivido con el COVID 19 ha hecho que el Agro avance entre 10 y 15 años en temas de digitalización y tecnología, vamos a pasar de la calculadora y el papel, al control de los principales procesos agropecuarios con un teléfono móvil; desde la proveeduría de insumos, la producción de la finca y la comercialización de los productos agropecuarios. Este nuevo contexto va a ayudarnos a mejorar la competitividad y la productividad de los agricultores y ganaderos del país. 
Los temas centrales que siempre han sido un dolor de cabeza para los productores agropecuarios podrán ser solucionados de manera más eficiente en términos de costos, acceso y calidad. Esta nueva forma de hacer las cosas estará acompañada de la renovación generacional que tanto reclamaba el Agro, ahora los padres delegarán en sus hijos las soluciones tecnológicas que requieren en sus unidades productivas (Fincas) y la tecnología comenzará a convertirse en un proceso del día a día que no será exclusivo de grandes empresas, ni de los milenials en las ciudades. Toda la cadena de valor tendrá grandes beneficios con la digitalización, a continuación, describiré los principales. 
Servicios:
La mayoría de las personas que viven en el campo se encuentran atomizadas, esto ha dificultado el acceso a servicios esenciales como la educación, financiamiento y asesoría técnica. Con la digitalización los habitantes rurales podrán acceder a la misma información educativa que una persona en Estados Unidos, esto antes no era posible, las nuevas generaciones del campo en Colombia van a crecer con más oportunidades y equidad para poder competir. 
En temas de asesoría técnica podremos disminuir el costo a través de recomendaciones que podrán llegar por mensaje de texto, sobre situaciones de campo que necesita un agricultor para tomar decisiones; Por ejemplo, si se identifica que los productores de aguacate tienen un problema sanitario, un sistema digital que tenga información de otros productores podrá enviar alertas a agricultores en la misma región o que tengan condiciones agroclimáticas similares. Una visita física de un asesor técnico cuesta aproximadamente $300.000 pesos, con procesos digitales podría costar 30 pesos, esto equivale a que, por una visita al año física, podría recibir 9 mensajes de asesoría diarios durante 365 días del año. 
En temas de crédito, se facilitarán mucho los procesos ya que no deberemos tener costos fijos con sucursales en cada municipio, los agricultores podrán pagar con billeteras móviles sin tener que desplazarse e incurrir en costos transaccionales altos. Adicionalmente, habrá otras opciones de crédito de personas o empresas que usarán la trazabilidad de tecnologías como blockchain para prestar con más seguridad su dinero a productores agropecuarios. 
Abastecimiento de insumos
La compra de insumos será más transparente, ágil y económica, así como una persona compra en plataformas como Mercado libre o Amazon, en el Agro tendremos plataformas que acercarán proveedores de insumos con los agricultores. Tener mercados en línea para comprar insumos disminuirá costos, garantizará la calidad de insumos comprados, ayudará a planear mejor las compras y a generar trazabilidad sobre los insumos utilizados, lo cual les servirá a los agricultores para certificarse y poder acceder a nuevos mercados. 
La logística es uno de los servicios de abastecimiento que se impactará positivamente, cuando exista masa crítica podremos comenzar a agrupar pedidos e identificar camiones o transportadores cercanos, tal como ocurre con Uber o aplicaciones de transporte en las ciudades. Esto traerá ahorros, para la cadena de abastecimiento y para la venta de los productos. 
Producción
En producción es donde posiblemente más se ha avanzado, ya no es necesario estar en la finca para monitorear procesos y labores de campo; A través, de fotos geo-referenciadas puedo saber si el cronograma se está cumpliendo, si la labor se hizo en el lugar planeado y con la calidad necesaria. Las imágenes pasarán a ser las mejores amigas del agricultor. A través, de una foto y un análisis de colores de plantas, pastos y frutos se podrán determinar enfermedades, tiempos óptimos de cosecha, problemas de fertilización, zonas inundadas, entre otras variables que antes eran muy complejas de medir. 
Si los agricultores comparten información técnica, así como hoy lo hacen en Facebook o Instagram, podrán recibir notificaciones que les ayudarán a detectar enfermedades a tiempo, tener predicciones de clima más acertadas, mejorar procesos de fertilización y definir tiempos óptimos de cosecha logrando mejores precios. 
Un agricultor moderno pasará en su oficina entre 5 y 6 horas al día analizando las fotos y la información para después ir al campo a solucionar problemas puntuales detectados a través de una imagen o el Servicios al usuario Reporte georreferenciado de una persona que realiza labores de campo. 
Comercialización
El problema de tener que vender siempre al mismo comprador o de tener que llevar el producto al parque del pueblo o a la plaza mayorista, será un problema del pasado. El productor agropecuario tendrá un abanico de clientes más amplio que podrá conseguir publicando sus productos en alguna plataforma de comercio electrónico o redes sociales, como Instagram o Facebook. Pasaremos de un productor tomador de precios a un productor que puede contar la historia que hay detrás de sus productos, para que consumidores finales, supermercados o cualquier intermediario, la usen para demostrar la calidad de los productos, no solo determinada por el sabor, sino por el cuidado del agua, el suelo y las personas que intervinieron en el proceso. 
En el momento que tengamos cargas masivas de productos agropecuarios los transportes serán más económicos, se eliminarán intermediarios y se realizarán circuitos más cortos de comercialización, evitando largas distancias en el transporte de alimentos, desperdicios de comida e intermediación innecesaria. 

La carretera rural del presente que necesitan nuestros productores agropecuarios serán una buena señal de internet, en donde un niño pueda estudiar y un agricultor pueda gestionar su finca con tecnología. 

Croper.com
 

Deja tu comentario