Blog

Incrementos de la eficiencia nutricional y mejoramiento del rendimiento agrícola en el trópico


El aumento creciente de la población mundial ha hecho tomar cada vez mayor conciencia de lo fundamental que resulta el correcto manejo de la nutrición vegetal para producir las cantidades suficientes y las calidades de alimentos saludables que requiere la humanidad. El crecimiento demográfico ha traído consigo la intensificación de la agricultura, incrementando la demanda de insumos para producir las crecientes cantidades de alimentos requeridas.

El uso de fertilizantes en el trópico merece un especial análisis, ya que la mayor parte de ellos proviene de regiones lejanas, pues en condiciones tropicales no se cuenta con las reservas minerales o la tecnología específica para producir las principales fuentes de fertilizantes solubles que son empleadas convencionalmente. Estos fertilizantes, además, presentan marcados ciclos de alzas en sus precios, como ha sido la tendencia observada posterior a la pandemia. Adicional a lo anterior, la aplicación de mayores cantidades de fertilizantes convencionales, no necesariamente se ve reflejado en la obtención de rendimientos más altos, ni de mayor eficiencia en el uso de los nutrientes aplicados a los cultivos.
Adicionalmente, las aplicaciones excesivas o el manejo ineficiente de los fertilizantes, puede causar problemas ambientales, especialmente cuando se desconocen las propiedades de los suelos y se emplean dosis elevadas de fuentes hidrosolubles en condiciones de alta precipitación. Esto ocasiona grandes pérdidas de nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, los cuales se pierden del sistema suelo / planta y se acumulan en los acuíferos, ocasionando lo que es conocido como eutrofización.

El agotamiento de las reservas de nutrientes en el suelo es una forma importante, pero a menudo oculta de la degradación de la tierra, principalmente en países en vías de desarrollo. El correcto diagnóstico de las condiciones propias de cada suelo mediante los análisis de suelos, así como el uso correcto de las diferentes fuentes de elementos nutrientes, entre otros, son componentes vitales de cualquier sistema de agricultura sostenible.

La productividad de los suelos ácidos tropicales está limitada por restricciones químicas, físicas y biológicas. Condiciones naturales como pH bajo, poca disponibilidad de bases intercambiables como el calcio y el magnesio, principalmente, o desbalances entre estas y el potasio; deficiencias en la disponibilidad de fósforo en solución del suelo; concentraciones y saturaciones elevadas de aluminio que representan toxicidades a nivel radical; altas concentraciones de hierro y manganeso en solución de suelo; condiciones anaeróbicas por compactación o inundación y la disminución de las poblaciones de microorganismos benéficos relacionados con la nutrición vegetal; entre otros factores, hacen que se presente un pobre desempeño productivo de los cultivos en el trópico.

El uso exitoso de estos suelos en producción agrícola depende de la identificación y corrección permanente de todos los factores limitantes. La incorporación de acondicionadores de suelo o enmiendas como punto de partida fundamental, el uso de minerales transformados para obtener fuentes fertilizantes poco hidrosolubles de elementos como fósforo, calcio, azufre y magnesio de mayor remanencia en la solución del suelo y el empleo de fuentes de elementos benéficos como el silicio, complementan la nutrición de los cultivos de manera eficiente, potencializando la producción agrícola tropical, a través del empleo de fuentes minerales locales.

Información suministrada por: Crento - Corona
 

Galería

Con el apoyo de:

Organizan: