Blog

¿Cómo va el Agro en el 2022?


Los altos precios internacionales seguirán impulsando la dinámica de este sector.

Producción pecuaria y piscicultura

La producción de proteína es uno de los subsectores agropecuarios con mejores perspectivas para el cierre de 2021 y para 2022. Por el lado de la carne de res, el nivel actual de los precios internacionales, que alcanzan máximos desde 1960, ha llevado a que veamos un nivel de producción y de sacrificio de ganado destacable a nivel nacional.

De hecho, en línea con las proyecciones del Banco Mundial, los precios actuales de la carne son apenas el inicio de una tendencia al alza que se mantendría hasta el otro año, como consecuencia del incremento en el ingreso de los hogares. Esto, en el corto plazo, induciría a un aumento en la inversión, por la vía de mayor retención de hembras, lo que a su turno implicaría unas mayores necesidades de financiamiento por parte de estos empresarios.

En el sector lechero, los altos costos de producción ha generado una situación crítica. De hecho, se han Servicios al usuario Reportado casos en los que se ha priorizado el sacrificio de animales doble propósito en búsqueda de mayores benéficos, ya que el precio pagado por la leche no aseguraba ganancia durante este año.

En cuanto al huevo, si bien en 2020 la producción viene en aumento y proyectamos que finalice por encima de la del año pasado, gracias a la caída del precio a nivel local, para 2022 la producción se desaceleraría. Así, se desactivaría la dinámica de mayor encasetamiento de pollitas de los últimos dos años.

Por su parte, el negocio de carne de pollo muestra una tendencia de recuperación. De hecho, la producción alcanzaría en 2022 los niveles prepandemia. Esto, en la medida que los precios internacionales continúen favorables, como lo espera el Banco Mundial. Gracias a la alta competencia, lo anterior dinamizaría el mercado tanto local como internacionalmente.

En lo que respecta a la porcicultura, vale la pena resaltar que este fue uno de los rubros más beneficiados por el choque sanitario. Esto, ya que el incremento en la demanda que ha evidenciado desde 2020 ha sido suplido de forma mayoritaria por producción nacional, lo cual seguiría ocurriendo en 2022.

Finalmente, para la piscicultura el Banco Mundial también proyecta una prolongación de altos precios hasta 2022, particularmente del camarón. Este es un dato relevante, ya que es un segmento en el que la tendencia de exportación se está fortaleciendo. De hecho, gracias a los altos precios globales, el subsector ha podido competir con Asia y abastecer parte la demanda local. De este modo, este sería uno de los subsegmentos más interesantes en 2022.

Agricultura y transformación de materias primas agropecuarias

A lo largo del último año, el subsector ha estado sujeto a dos fuerzas externas positivas. En primer lugar, la depreciación del peso ha favorecido los productos con vocación exportadora, al tiempo que ha contribuido a que los compradores locales sustituyan productos importados por locales.

En segundo término, en productos como café, palma y azúcar el aumento en las cotizaciones internacionales por cuenta de la mayor demanda global por materias primas ha hecho que el panorama sea favorable para los productores, y en general para la industria nacional.

Por el lado del café, durante los últimos años han caído las hectáreas cultivadas, a raíz del declive de los precios internacionales que se presentó hasta 2019. Sin embargo, debido al reciente incremento de estos, que en 2021 alcanzaron niveles no observados desde 2014, es de esperar que este año se detenga la caída del área cultivada y que en 2022 se presente una leve expansión.

Es así como el Banco Mundial estima un precio en 2022 cercano a los niveles de 2012. Pese a que se prevé un leve retroceso posterior, la cotización se seguirá ubicando en niveles altos en la próxima década. Así, los productores tendrán incentivos a producir más para suplir la demanda internacional. Esto también estaría sustentando en los problemas climáticos en Brasil que, de volverse recurrentes, generarían una oportunidad para los caficultores colombianos.

Al dinamismo del café se le sumaría el azúcar que, al igual que los anteriores productos, presentarían mejoras sustanciales en sus precios hasta el año próximo, y mantendrían niveles altos de cotización por lo menos hasta 2035. Esto ayudaría a superar el efecto negativo del paro nacional, y generaría incentivos de aumentar producción y mejorar en productividad. Algo similar ocurriría con la palma, pues la cotización actual ha alcanzado niveles no observados desde 1984.

El único producto que no se sumaría a la buena dinámica que prevemos sería el arroz, ya que sus precios han caído en comparación con 2020.De hecho, a nivel local, la cotización del cereal ya corrigió todo el ascenso que se dio el año pasado. A esto se suma que, según el Banco Mundial, la tendencia bajista se extendería en 2022.  En línea con lo anterior, esperamos que el próximo año el área cultivada se reduzca.

Alimentos procesados

Las ventas de este subsector en el país han estado creciendo en meses recientes por encima del 20%. En particular, se destaca el desempeño de renglones como la molinería de trigo, la panadería, los derivados del cacao y la confitería.

Tal comportamiento ha sido el resultado del crecimiento sólido del consumo interno, que se ha dado como consecuencia de la recomposición de la canasta de consumo de los hogares, desde servicios hacia alimentos y bienes para consumir en el hogar. Como resultado, anticipamos que 2021 será uno de los mejores años en la historia reciente de la industria de alimentos procesados. Por su parte, para 2022 prevemos una estabilización de la actividad.

Insumos y costos de producción

El estrés de la logística global y los altos precios del petróleo y sus derivados llevarán a que los agroinsumos como abonos y plaguicidas mantengan las presiones alcistas en lo que queda de 2021 y gran parte de 2022. A lo anterior se le sumaría el incremento en los costos del plástico y el cartón. Desde el subsector pecuario, el aumento en el precio del maíz y la soya, como consecuencia de la alta demanda de China, incrementará los costos de la alimentación de los animales. Esto incidirá negativamente en los márgenes de utilidad de los productores a lo largo del próximo año.

Desde el subsector pecuario, el aumento en el precio del maíz y la soya, como consecuencia de la alta demanda de China, incrementará los costos de la alimentación de los animales. Esto incidirá negativamente en los márgenes de utilidad de los productores a lo largo del próximo año.

Fuente: Bancolombia https://www.bancolombia.com/empresas/capital-inteligente/especiales/informes-sectoriales 

Galería

Con el apoyo de:

Organizan: